España, Opinión

#ERE de #ElPais: los periodistas también lloran

Leo que van a despedir a una parte substancial de la plantilla de EL PAÍS –buque insignia del grupo Prisaetcétera etcétera-. A punto estaba de solidarizarme con un protocolario e inútil tuit de apoyo cuando de repente unas inexplicables ganas de vomitar me hicieron replantearme el darle al “send”.

¿Solidarizarme exactamente con qué, me pregunto?¿Con los dignísimos “periodistas” que han difundido mentiras masivas sobre los movimientos sociales en España y en general han obviado cualquier parecido con la realidad al redactar horrendos y manipulados reportajes sobre América Latina?¿Lamento en serio que vayan a ser despedidos los mismos escritorzuelos con ínfulas de periodistas que defendían con sus apaciguadores titulares una repugnante reforma laboral que ahora les va a caer en toda la cara?¿Los que tardaron dos días en salir a reportar el 15M?¿Los que avalaron el fraude electoral mexicano y vocearon triunfalmente encuestas electorales cuya falsedad ha quedado sobradamente demostrada?

Hmm… Creo que no.

Ya terminó, queridos míos, el tiempo de solidarizarse con traidores a sueldo. Yo no sé el vuestro, pero mi horno solidario ya no está para bollos. En cambio, ando buscando con muchas ganas la famosa “lista de despidos de El País”, y poniéndole velas a San Judas Tadeo (el patrón de las causas difíciles) para que en ella estén incluidos TODOS los corresponsales y colaboradores de El País en México, y, por qué no, ya puestos, los de Argentina y Venezuela también, ah, y los de Somalia, Siria y Libia, porque un periodista mentiroso –o en su defecto, simplemente cobarde- merece solo un escupitajo en la cara, si no algo más fuerte que no enunciaré aquí porque las leyes existen para que mi brutal descontento frente al trabajo de tan vendidos y amorales especímenes sea punible, no así, en cambio, para castigar las mentiras y omisiones que ellos libremente enhebran para gloria de una mayor ignorancia en España y en el mundo hispanohablante.

Yo tengo una bolsa de palomitas lista para celebrar el despido de cada uno de estos seres sin escrúpulos que escriben a sueldo de Prisa, ensalzando sus intereses y obviando las resistencias sociales que estos mismos intereses provocan (la lista es interminable), y que luego se quejan porque –¡oh sorpresa!- de repente a PRISA ya no le interesan. ¿Exactamente que esperaban, un aumento de sueldo? Roma no paga a traidores, y PRISA tampoco. Ni seré yo  –allá vosotros con la gestión de vuestro particular acerbo de empatía- quien salga a defenderlos. Y espero con muchas ganas, aunque pocas esperanzas, ver la cara que pondrán estos “periodistas” cuando sean ellos los entrevistados morbosamente y sin rigor alguno frente al SEPE por el becario que los substituya.

Bien sé que, probablemente, pagarán justos por pecadores –como siempre. Serán aquellos más dignos y más enteros los primeros en ser echados del “buque insignia”, o incluso, si aún conservan algo de dignidad, en tomar el portante ellos mismos. Mientras tanto, seguramente tipos como los entrañables corresponsales de las tierras aztecas permanecerán a bordo hasta el final. Sinceramente, a estas alturas de la película, me da lo mismo. Mi rabia contra la desinformación y manipulación que estos licenciados de pacotilla han permitido y alentado, si es que no incluso colaborado activamente en ellas, doblegándose ante sus jefes, ante el qué dirán de sus colegas, ante el consejo de redacción, ante quién sea, no conoce ya límites. Y si yo me permito generalizar ahora mi sed de venganza contra todos ellos –hasta el último puto becario- es porque ellos han permitido más, MUCHO MÁS, con cada titular que han escrito, con cada nota que han aceptado no escribir (“no es mi culpa, yo recibo órdenes”), con cada nota que han preferido no publicar (“es que no es la línea editorial”), y largo, larguísimo etcétera de pequeñas y no tan pequeñas traiciones a la ética de un gremio y un medio antaño (¿?) dignos.

Y tengo en casa varios boles más de palomitas preparados. Para el despido de los trabajadores de TV3, de TVE1, de Tele Madrid, de cualquier televisión pública o privada, de cualquier periódico, de cualquier radio partícipe de los deleznables (des)hechos mediáticos que se han construido a fuerza de mentiras en este país. No me queda ni un gramo de empatía más para vosotros.

Es una pena que los periodistas no estén sujetos a responsabilidad penal, pero acaso sea un consuelo saber que están sujetos, como todo el mundo, al karma del neoliberalismo y a los nervios enfermizos de los mercados y los inversionistas. Y que quien reformas laborales ensalza, reformas laborales cobra. Y quien golpes de estado promueve, que no espere luego solidaridad obrera.

Yo sé que lo que digo no es tierno ni diplomático, pero por lo menos –al contrario que esas psicóticas notas sobre Latinoamérica que tanto disfrutan publicando los periodistas y editores de El País- es bastante sincero. Y con mi eterno complejo de Casandra, también os aviso: que queda muy poca piedad a repartir entre muchos colaboracionistas de esta estafa gigante. Entonces, si queréis piedad, o salvar algo de la dignidad que pueda quedaros, os sugiero que vayáis entonando un mea culpa primero, enlistando todos y cada uno de vuestros artículos firmados, y si no escribisteis en su día –cuando os creíais a salvo y protegidos por Prisa- demasiadas mentiras, quizá alguien tenga piedad de vosotros y en vez del escupitajo moral (…) que merecéis consienta en cambio regalaros una palabra de ánimo…

¡Y que sigan los ERES del periodismo vendido! ¡Que sigan cayendo los periodistas sin ética, uno tras otro! Mi rabia es grande, pero espero que los inclementes mercados, de los cuales un día fuisteis orgullosos voceros para ahora veros convertidos en simples víctimas, alcancen a saciarme sacrificando suficientes traidores de la palabra.

@sinaia_

Anuncios

Acerca de Chicken or Beef

Cultura libre. Investigación, creación y colaboración en red.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nuestro viejo blog

Recibe en tu correo electrónico las últimas actualizaciones de nuestro blog

Únete a otros 2.709 seguidores