Opinión

Repsol-YPF vs Kirchner: ¿otra vez pagaremos los platos rotos?

Cerca de un millón de españoles residen actualmente en Latinoamérica. De ellos, más de 300.000 están en Argentina.

Argentina es el país con más expatriados españoles del mundo. Migrantes o refugiados económicos, exiliados, llámenlo como quieran. Hay más de 311.000 viviendo legalmente en Argentina. Ningún otro país del mundo –ni siquiera Francia, con 165.000 españoles, ni Venezuela, con 140.000, ni Brasil ni México, con 80.000- le hace sombra al refugio que representa el gigante latinoamericano. Los que vivimos en situación similar –exiliados económicos en México, por ejemplo- no podemos sino imaginarnos la temeraria estupidez que el gobierno español está cometiendo al amenazar a un país que ha abierto sus brazos generosamente a los refugiados de la crisis española.

Nos han dejado claro por activa y por pasiva que los expatriados les valemos un cacahuate. Nos han negado el derecho más básico en democracia –votar-. Ahora, en el colmo del cinismo, el gobierno español dice que “cualquier agresión contra Repsol, violando los principios de seguridad jurídica, será considerada como una agresión contra el Gobierno español, que tomará las medidas que considere oportunas” (José Manuel García-Margallo, ministro de Asuntos Exteriores). El gobierno español está dejando claras sus prioridades: los ciudadanos españoles se la pelamos. Lo único que importa son los intereses empresariales de sus amigos. Vale. Gracias por aclararlo.

Pero ¿qué pasa con los españoles que viven en Argentina?¿Alguien se está dando cuenta de la incongruencia, por no decir el peligro, en que la rabieta de los banqueros españoles los está situando? Ellos dependen de la buena fe y generosidad argentinas. Son 300.000 personas, carajo. 300.000 personas que, si los argentinos se enojan lo suficiente, pueden perder su trabajo, su residencia y convertirse en blanco de la ira argentina. Latinoamérica ha sido amable con nosotros. Donde otros países nos han cerrado las puertas o nos han mirado despreciativamente, Latinoamérica ha abierto sus brazos y nos ha acogido como madre adoptiva. Una y otra vez. Pero la paciencia de Latinoamérica bien podría tener un límite.

Pozo petrolero en Argentina. Nestor Galina (CC)

Las leyes de migración de la mayoría de países de Latinoamérica, por ejemplo, permiten obtener un permiso de residencia rápidamente. La entrada a los países latinoamericanos desde España (con la notable excepción de Brasil, el primero en tomar represalias contra las tiránicas políticas migratorias españolas) es sencilla y accesible. Casi cualquier español puede migrar a Latinoamérica con grandes facilidades y esperar encontrar rápidamente un trabajo más o menos digno. Casi cualquier español tiene un familiar o amigo exiliado en Latinoamérica.

De momento.

Pero estas facilidades pueden ser revocadas. Latinoamérica bien podría cansarse de estarnos salvando el trasero una y otra vez. Sobre todo si España, en un momento en que debería velar por la seguridad de sus ciudadanos expatriados, decide mejor ponerse gallito y ponerse a ofender la soberanía argentina. Se dice en broma que España “tiene a Messi de rehén”. Bueno, Argentina tiene a 310.000 españoles. Claro que, como no son futbolistas ni inversores de Repsol o de  OHL, Iberdrola, Endesa o Santander, es probable que al gobierno español le importe un pepino lo que Argentina haga con ellos. ¿Verdad? (Esperamos que al pueblo español y argentino le importemos un poco más que a nuestros gobernantes).

Nos damos cuenta que llamar a la calma al gobierno español es poco más que inútil. Naturalmente, están espantados. Perder sus privilegios de inversión en Latinoamérica los ha llevado al borde de la histeria. Lo bueno es que el resto de españoles no tenemos ese problema. Ni somos accionistas de Repsol ni de La Caixa, y, además, muchos simpatizamos con la causa latinoamericana. Por cierto, PEMEX es accionista de Repsol, y PEMEX es una empresa pública. Técnicamente, los ciudadanos mexicanos y los residentes en México tenemos más motivos para estar enojados con Repsol -puesto que este casi 10% de acciones se respalda con dinero público mexicano- que cualquier español -puesto que el accionariado “español” es privado, no público. Y no por ello dejamos de pensar que Argentina está en su derecho a concesionar sus pozos a quien le dé la gana.

Quizá sea más útil rogarle a Cristina Fernández de Kirchner –y a todos los líderes latinoamericanos- a que por favor consideren que el gobierno español NO nos representa. Sobre todo, NO nos representa a los ciudadanos exiliados en Latinoamérica y el resto del mundo –a quienes ni siquiera se nos permitió votar. Que por favor, que estamos conscientes de que el gobierno español está siendo tiránico, pendejo, cínico e interesado. Que no nos lo hagan pagar a nosotros, los miserables huídos de la trituradora española. Que nosotros bien sabemos que los recursos energéticos son propiedad de cada nación. Que los que no lo saben, o hacen como si no lo supieran, es un gobierno represor que NO NOS REPRESENTA.

Y solo cabe esperar que Kirchner entienda esto y cuide de nuestros compatriotas más de lo que el gobierno español los está cuidando ahora mismo. Como lo ha hecho hasta ahora. Como lo ha hecho toda Latinoamérica durante siglos.

A los casi 1 millón de migrantes españoles en Latinoamérica ya nos tocó pagar los platos rotos al tener que migrar a causa de la avaricia de los banqueros. Ahora, ¿nos tocará pagarlos otra vez?

Anuncios

Acerca de Chicken or Beef

Cultura libre. Investigación, creación y colaboración en red.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nuestro viejo blog

Recibe en tu correo electrónico las últimas actualizaciones de nuestro blog

Únete a otros 2.709 seguidores