Investigaciones, Mexico, Periodismo ciudadano, Reportaje independiente

Francia, ¿justicia a la mexicana? (o Florence Cassez se la pela a los franceses)

Les traemos dos noticias. La primera, que el destino de Florence Cassez se la pela a los franceses. No hace falta más que comparar las portadas de diarios del día en México y Francia, respectivamente, para ver con nitidez que los mexicanos están mucho más preocupados por la culpabilidad o inocencia de la francesa que sus propios compatriotas. Apenas alguna nota francesa –muy escondida- recordaba que la muchacha continuará presa. Claro que en este asunto se dirime no solo el destino de Florence, sino el del propio PAN y sobre todo el de García Luna, y claro que los franceses andan de lo más entretenidos con el asunto del presunto (recalcamos lo de presunto) asesino (presuntamente) safadista-terrorista-antisemita-etc. Pero aún con todo, a Florence debería irle quedando claro que si de algún lado va a venir la ayuda que la saque de la cárcel, será de México, no de Francia. A Sarkozy dejémoslo de lado, que bastante ha desayudado a Cassez con sus altaneras declaraciones…

Portadas de los principales diarios mexicanos el 22 de marzo de 2012.

Portadas de los principales diarios franceses el 22 de marzo de 2012

Y hablando de las altaneras declaraciones de Sarkozy, vamos por la segunda noticia.

La segunda noticia es que Francia ha encontrado en García Luna su gurú y maestro. Mientras en México se decidía si se había respetado el “debido proceso” de la francesa, los franceses hacían explotar ese mismo “debido proceso” por los aires televisando en directo la captura de un presunto asesino. Y con bala en la cabeza al final, como dictan los buenos cánones de Hollywood: el malo debe morir al final de la película (da igual si se ha establecido judicialmente si era “malo” o no…por si acaso). Los franceses han aprendido bien: muerto el presunto criminal, no hay ya ni proceso ni mucho menos debido, porque los muertos no deben nada, y además, no interponen recursos ante la Suprema Corte. Hay que reconocérselo a García Luna: con todas sus mañas, por lo menos no mató a Florence frente a las cámaras y se conformó con una recreación. Esto nos lo guardamos para la próxima vez que un presidente francés se atreva a poner en duda la justicia mexicana (por lo demás muy cuestionable): que barra su casa primero y aprenda a encausar a presuntos asesinos antes de meterse a criticar en casa ajena.

Por lo demás, el affaire francés tiene sus bemoles. La secuencia de persecución en directo de un presunto asesino guarda un escalofriante parecido con los capítulos finales de Farenheit 451, cuando Montag es perseguido en directo e incluso se anima a la audiencia a participar en su captura. Queda para la reflexión que al final no es Montag quien muere a manos del estado, sino un pobre transeúnte que estaba en el momento y lugar equivocado. (Ray Bradbury debe estar alucinando. La ficción nos supera por momentos). Vaya a ser que Merah no fuese el asesino, piensa uno…pero nunca lo sabremos, y, por supuesto, el muerto no estará aquí para defenderse. Seguro mañana también descubrimos que “confesó”, y si no confesó él, no faltará algún familiar o amigo que lo haga, para que nos quedemos todos más tranquilos.

Ya no es cuestión de jueces. La justicia se dirime ahora en un guion televisivo. La persecución debe durar las horas justas –para no cansar al público- y terminar como es debido. Francia se inspira en los diseños de la casa productora del PAN (García Luna Productions) para lanzar la película más perfeccionada: investigamos, perseguimos y administramos justicia en vivo (vean el disparo después del corte). CSÍ qué. Mande un SMS al 6969 con la palabra “SI” si piensa que es culpable, “NO” si piensa que es inocente. Lo cual nos recuerda que la escritora belga Amélie Nothomb se adentró en el reino de la (in)justicia televisada con su obra “Ácido Sulfúrico”, donde el público decidía qué prisioneros de un bizarro campo de concentración iban a la cámara de gas. Ella, junto con Bradbury, debería demandar a los franceses por plagio y aventar los perros de la HADOPI sobre sus enfermas mentes. O mejor que no lo hagan. Vaya a ser que acaben como sus propios personajes…

Todo pasará sin pena ni gloria y un reality show substituirá al anterior. Los astros tampoco parecen muy propicios: se alinean las elecciones como bolas de billar. Pero no estamos nada tranquilos. Cómo vamos a estarlo, si el buque insignia de todas las revoluciones habidas y por haber se escora tan descaradamente y comienza a convertir la justicia en un Gran Hermano con ejecución al final incluida. Justicia a la mexicana. O peor. Porque ya ni la decencia queda para realizar la grabación a escondidas, sino que se hace por todo lo alto, con la arrogancia de quien sabe que dicta opinión y agenda internacional. Guácala.

Anuncios

Acerca de Chicken or Beef

Cultura libre. Investigación, creación y colaboración en red.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nuestro viejo blog

Recibe en tu correo electrónico las últimas actualizaciones de nuestro blog

Únete a otros 2.709 seguidores